Manejo del estrés en gatos durante la cuarentena

En este período de cuarentena, nos quedamos más tiempo en casa, ¿alguna vez te pusiste a pensar cómo se adapta tu gato a estos cambios en la rutina?

Es importante mencionar que cada gato tiene un estilo diferente de sociabilizar, por lo tanto, para que podamos vivir de manera pacífica y armoniosa durante este período, es esencial que primero podamos respetar “su espacio”, ya que son los verdaderos “dueños de la casa”.

Promover interacciones y actividades diarias para reducir el estrés también es esencial en este contexto. Pero, ¿cómo sé si mi gato está estresado?

Sabemos que los gatos no se adaptan a los cambios tan fácilmente y que pueden demostrar el “estrés” de muchas maneras. Te contamos algunas señales que te indiquen que tu gato puede estar estresado:

– Maullidos excesivos

– Orina fuera de la caja de arena

– Lamido excesivo, que puede causar lesiones en la piel

– Pérdida de pelo

– Agresividad

– Marcado territorial

– Depresión y / o postración

– Vómitos

– Diarrea o estreñimiento

Si sospechas que tu gato puede estar estresado, consulta con tu veterinario de confianza lo antes posible. Solo él podrá evaluar los cambios clínicos, así como investigar la causa principal del estrés.

¿Qué puedo hacer para aliviar el estrés y la ansiedad de mi gato?

Lo ideal es minimizar la exposición a situaciones desagradables y adoptar algunas medidas simples en su rutina que los alienten a caminar, correr, trepar, saltar o simplemente hacer la exploración de rutina de la casa.  Te contamos algunas medidas:

– Enriquece su entorno utilizando puentes, rampas y estantes, que deberán colocarse de forma segura. Es importante que todos estos artículos estén hechos de materiales firmes (como la madera, por ejemplo) y que estén recubiertos con material antideslizante.

– Ofrécele un lugar seguro donde pueda refugiarse, donde se sienta protegido o para que simplemente pueda “observar” lo que está sucediendo en el medio ambiente. Para esto, puede usar cajas de cartón o pañuelos de papel, que sean cómodas y cuenten con el espacio suficiente, y colocarlas en distintos recovecos del hogar.

– Para que tu gato pueda “salir de su rutina” y modificar los caminos que toma alrededor de la casa, puedes incluir túneles en el entorno.

– Bríndale alimentos húmedos, escondidos en juguetes de goma, que sean específicos para esta función y para la especie.

– Además de los alimentadores que ya usa, puedes incluir comederos funcionales, ya que tienen una forma específica, poco profundas, que evitan el contacto de los bigotes con el borde y le requieren tiempo y razonamiento, lo que lo hace alimentarse más lentamente, proporcionando un mayor bienestar.

– Utiliza una variedad de juguetes que estimulen los instintos naturales de los gatos. Puedes usar cajas de cartón, bolas y varitas.

– En caso de que haya más mascotas en la casa, asegúrate de que tu gato siempre tenga una ruta de escape, es decir, que siempre tenga una ruta segura para pasar y llegar a su “rincón” preferido.

Todas estas precauciones para evitar el estrés deben ser más importantes en los gatos gerontes, ya que tienen el sistema inmunitario más débil.

Lo más importante es que no debes olvidarte de destinar un tiempo de tu día para jugar con tu gato. Todos los gatos, y especialmente aquellos llenos de energía, necesitan estimulación diaria.

Ah … y por último recuerda, al ser un animal exclusivo, a su debido tiempo y siendo fiel a su estilo, ¡el gato sabrá cómo y cuándo demostrarte su agradecimiento y su cariño!