Coronavirus y Telemedicina – La oportunidad de adaptarnos a otras formas de trabajo

La pandemia de coronavirus nos tomó por sorpresa a todos. Tal es así que, para prevenir la diseminación del coronavirus, los hábitos comunes y los servicios debieron ser adaptados rápidamente

Las clínicas veterinarias no se quedaron atrás, sino que implementaron las medidas de seguridad necesarias para continuar brindando su servicio esencial: dar respuesta a las necesidades médicas de las mascotas y brindar, al mismo tiempo, contención y tranquilidad a los tutores de dichas mascotas.

En este contexto, el desafío más evidente es poder adaptar la atención veterinaria y darle forma a lo que muchos, incluso sin darse cuenta, ya vienen haciendo: la Telemedicina.

¿Qué es la telemedicina veterinaria?

Entre otras cosas, hace referencia al cuidado de la salud de una mascota, vía remota, gracias a la interconexión entre el médico veterinario y el responsable de dicha mascota. La necesidad de un contacto virtual puede surgir por restricciones geográficas, de disponibilidad o, como en este contexto, por cuestiones sanitarias, entre otras. Consensuar consultas por WhatsApp, redes sociales, videollamadas o plataformas diseñadas especialmente para ello se pueden enmarcar dentro de la telemedicina.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, entre los múltiples beneficios que ofrece la Telemedicina, los más importantes son: medicina accesible a todos, reducción de costos de movilidad, continuidad y supervisión de los tratamientos iniciados, mayor interrelación con los especialistas, mejor seguimiento a los estudios realizados, mayor transparencia, entre otros.

¿Cómo poder implementar la telemedicina en Veterinaria?

Lo más importante es seguir ciertos pasos y establecer protocolos de atención, no sólo para educar a los tutores de mascotas sino también por razones de bioseguridad en torno al COVID-19. Algunos consejos* para tener en cuenta son:

ANTES DE LA CONSULTA

  • Pactar vía WhatsApp una primera entrevista virtual con los propietarios, de esta manera se puede comunicar los honorarios, modalidad de pago y organizar la agenda.
  • Realizar la entrevista por videoconferencia para conocer la historia clínica del paciente, la situación ambiental y determinar la urgencia de cada caso.
  • Remarcar durante la entrevista que si el responsable de la mascota presentó síntomas gripales o estuvo en contacto con personas enfermas en los últimos 15 días, se debe abstener de acompañar a la mascota.
  • En algunos casos, esta primera instancia nos permite hacer seguimiento del paciente, ajustes en el tratamiento, definir una derivación o la imperiosa necesidad de una consulta presencial, en cuyo caso se puede acordar día y hora para llevarla a cabo siguiendo ciertas recomendaciones, ya sea en nuestra clínica u otro centro médico.

DURANTE LA CONSULTA PRESENCIAL

  • El paciente debe estar acompañado de una sola persona que utilice cubreboca.
  • Colocar en la recepción un antiséptico para que, todo aquel que entre o salga de la clínica, se desinfecte las manos.
  • Organizar la sala de espera respetando la distancia de al menos un metro por persona. Si no es posible, es conveniente que las personas esperen afuera de la clínica respetando el distanciamiento sugerido.
  • Todo el equipo de la veterinaria y las personas que ingresen deben utilizar barbijo o cubreboca según lo establecen los protocolos de seguridad adoptados por las normativas locales.
  • La entrevista previa permite reducir la duración de la consulta y con ello el tiempo de exposición/riesgo, ya que el diálogo necesario para conocer la situación de la mascota se estableció durante la comunicación virtual.

En definitiva, la telemedicina es una herramienta alternativa y complementaria para brindar un servicio profesional a los pacientes. En ningún caso, se propone en reemplazo de la medicina tradicional, ya que nada es más objetivo que el examen físico de la mascota. Sin embargo, permite a los profesionales y a los tutores de perros y gatos poder sortear las dificultades sin dejar de lado la salud de todos los involucrados.

(*) Gentileza del Dr. Federico Curra Gagliano